Páginas vistas en total

jueves, 7 de marzo de 2013


LA PRESIDENTA ESTÁ DISPUESTA A PAGARLE A LOS FONDOS BUITRES CON LAS CONDICIONES DEL CANJE 2010, LO CUAL CASI NO OCASIONARÍA PÉRDIDA DE RESERVAS EN SU MANDATO.


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner reafirmó este domingo desde su cuenta de Twitter que Argentina está dispuesta a pagar a fondos buitre "pero no en mejores condiciones que el 93% que entró al canje". En este sentido, la presidente sostuvo por primera vez que “Argentina tiene voluntad de pago a los fondos buitres, pero tenemos hay leyes argentinas y un compromiso de negociación con los acreedores que entraron a los anteriores canje que impiden que a los fondos buitres se les ofrezca un esquema de pago diferente al aceptado por los acreedores que entraron al canje 2010”.

En este marco, podemos asumir que ante la requisitoria de la Cámara de Apelaciones de Nueva York, que intimó al gobierno argentino a presentar formalmente un plan de pagos antes del 29 de marzo de este año, el gobierno presentará un plan de pagos similar al ofrecido hace tres años atrás.

El Canje del 2010 en pocas palabras:

El Canje de deuda 2010 fue lanzado por el ex ministro de economía y actual vicepresidente Amado Boudou. La deuda total elegible para el canje ascendía USD 18.3 MM. El porcentaje de aceptación del canje alcanzó el 67%, involucrando el rescate de USD12.2 MM del monto  elegible.

El monto total de nueva deuda que emergió del canje 2010 ascendió a USD7.8 MM: USD2.1 MM de bonos PAR; USD4.7 MM de bonos DISCOUNT y USD 0.95 millones del bono GLOBAL 2017. Adicionalmente, por cada unidad de valor elegible ingresado al canje se entregó una unidad ligada al PIB.

A los inversores institucionales se les dio un bono DISCOUNT con una rebaja del 66,3% en la deuda original y además, un bono GLOBAL 2017 por los intereses impagos a la fecha con una tasa de interés del 8,75%. Al mismo tiempo, a los inversores individuales recibieron un bono PAR sin ninguna quita. El bono GLOBAL es el que primero amortiza; todo en 2017. El DISCOUNT paga capital a partir de 2024 y el PAR en 2029.

La Aplicación del Canje del 2010 a la deuda en default en 2013.

La deuda en default que reclama el fondo NML en la Cámara de nueva York asciende a un monto total de USD1.330 MM, de los cuales sólo USD704 MM corresponden a capital original. Sin embargo, la deuda total en default asciende a USD11.000 MM, de los cuales USD6.600 MM son capital. De estos USD11.200 MM; USD7.500 MM están bajo legislación americana y USD3.500 MM bajo ley inglesa.

¿Qué implica replicar el canje 2010 en 2013? Primero, implica quita del 66.3% sobre el capital original adeudado y no reconocimiento (quita del 100%) de los intereses devengados no pagados de la deuda en default. Es decir, por cada USD100 dólares de valor nominal de bono en default se entrega un bono DESCUENTO por USD33.7. El bono descuento paga una tasa de interés 8.75%. Parte de estos intereses se capitalizaron y parte se pagó en efectivo.La capitalización de intereses sumó USD12.3 en los últimos ocho años, por lo que el capital a integrar en bono DESCUENTO pasaría de 33.7 a 46.0 dólares por cada USD100 dólares de capital en default. Los pagos en efectivo de los intereses del bono descuento ascendieron a USD17.3 hasta diciembre 2012, por lo que  se entregaría el equivalente a ese monto en bonos GLOBALES 2017 en una eventual reapertura del canje en 2013 (con iguales condiciones que en 2010).

Segundo, si bien el canje 2010 resarció los pagos en efectivo del Bono descuento, entregando un nuevo bono Global 2017, no sucedió lo mismo con los pagos que había efectuando el cupón PBI hasta Diciembre de 2009. Es acá donde radica la diferencia entre la el canje de deuda de 2005 y su versión 2010, lo que implicó que esta última presentó peores condiciones a la ofrecida en 2005. En otras palabras, quienes entraron al canje de 2010, no cobraron ningún bono en compensación por los USD7.38 que acumuló el Bono PBI hasta diciembre de 2009. Por lo tanto, el costo económico por haber no entrado al canje en 2005 y sí hacerlo en 2010 fue de USD7.38 en efectivo. Al mismo tiempo, el gobierno se ahorró USD 800 MM (por cuatro años de crecimiento a tasas chinas) en concepto de cupón PBI por los que no entraron en 2005 pero luego decidieron entrar en 2010.

En pocas palabras, si los acreedores en default aceptaran la propuesta argentina de reabrir el canje 2013 con las condiciones de 2010, el gobierno argentino entregaría USD46 en bonos DESCUENTO por cada USD100 de capital en default y entregaría USD17.3 en bonos Global 2017 en concepto  de resarcimiento por los pagos en efectivo del Bono descuento entre 2010 y 2012; y al igual que en el caso del canje 2010, no se reconocerían los pagos efectuados por cupón  PBI hasta Diciembre de 2012. De esta manera, se estarían entregando en total papeles por USD63.3 cada USD100 y no habría pagos en efectivo por capital adeudado y sólo se abonarían intereses a lo largo del transcurso del año, lo cual implicaría USD29 MM adicionales a las necesidades financieras de 2013 si se tiene en cuenta solamente el caso NML y USD272 si consideramos toda la deuda en default.


En pocas palabras, hubo un cambio en el discurso político de la presidenta que pasó de decir que no le iba a pagar nada a los fondos buitres a expresar voluntad de pago y decir que se les va pagar bajo las mismas condiciones que el canje 2010.
A ciencia cierta, no podemos saber que fue lo que motivo el cambio en el discurso presidencial. Sin embargo, estamos en condiciones que pagar la deuda con NML (la que está en la Cámara de Apelaciones de Nueva York) o toda la deuda actualmente en default con el formato del Canje 2010 no tendría casi costo fiscal para la administración K durante todo lo que resta del actual mandato, ya que se pagarían sólo esos intereses anualmente y no habría vencimientos de capital hasta 2017.

El primer vencimiento de capital de la deuda reestructurada en el canje 2010 y (potencial) 2013 (de tener el mismo formato que el canje 2010) tendría lugar en 2017 y lo debería afrontar la próxima administración[1]. Ese año vencería todo el capital del GLOBAL 2017, que involucraría lo emitido en 2010  (USD0.95 MM) y lo que se emitiría en 2013[2] (USD0.32 MM[3] o USD2.99 MM[4]). Es decir, en el peor de los escenarios la próxima administración debería afrontar vencimiento de deuda emergente del canje por USD4.0 MM en 2017, lo cual es un monto manejable para países que tienen acceso al mercado de deuda voluntario.

Es en este punto en cual vale la pena detenerse. Hoy en día la Argentina no tiene acceso al mercado de deuda internacional, aún en las condiciones históricas bajo las cuales es más fácil y más barato tener acceso al crédito debido a la liquidez record que hay actualmente en el sistema financiero mundial.

Luego de los canjes 2005 y 2010 Argentina paga en tiempo y forma todos los vencimientos  de la mayor parte de su deuda. Paralelamente, tiene buenos ratios de deuda. Tanto la relación vencimientos, como el déficit fiscal y la deuda en relación al producto son bajos en términos internacionales. Sin embargo, Argentina es el único país de la región que no tiene acceso al crédito.

En este marco, cabe preguntarse: “Un canje 2013 con formato canje 2010 es positivo para Argentina o sólo es beneficioso para la actual administración K?” El servicio de deuda es el pago por un crédito pasado recibido. En este sentido, entre otras cosas se paga deuda para seguir teniendo acceso al crédito. Teniendo en cuenta esto último, en E&R definimos que un determinado manejo de deuda soberana es positivo para Argentina si y sólo si permite volver a tener acceso al mercado de crédito internacional. 

No hay duda que tener acceso al mercado de deuda es positivo, ya que brinda grados de libertad a la política fiscal y monetaria, estimulando la aplicación de políticas contra cíclicas. Tener acceso al mercado de deuda no implica que el país se terminará endeudando exponencialmente, sino que tan sólo significa que el país puede financiarse, lo cual indudablemente es positivo[5].

Los canjes 2005 y 2010 posibilitaron que Argentina normalizara la mayor parte (no toda) su deuda, pero no permitieron que nuestro país pudiera retornar al mercado mundial de crédito. En este sentido, sería de esperar que un (potencial) canje 2013, si tuviera el mismo formato del canje 2010, sólo sirviera para normalizar la deuda con NML (o la total en default) pero muy poco probablemente permitiría que Argentina volviese a tener crédito en el mercado financiero internacional.

En este marco, pensamos que un potencial canje 2013, según lo ofrece la presidenta, no sería positivo para Argentina porque no permitiría que nuestro país volviese a tener acceso al mercado internacional de crédito.Por el contrario, evaluamos que este potencial canje 2013 sí podría ser beneficioso para la administración K, porque la presidenta podría jactarse de haber vencido a los fondos buitres sin tener como contrapartida casi ningún costo fiscal o pérdida de reservas en el período 2013/2015

Perspectivas para la deuda que se encuentra en la Cámara de Nueva York.
En la Cámara de Apelaciones de Nueva York se encuentra el litigio que NML presentó contra Argentina por los bonos en default que tiene en su poder. Dicha cámara emplazó a Argentina a presentar un plan de pagos antes del próximo 29 de marzo. Más allá de los dichos de la presidente, que aseguró que se ofrecería un plan de pagos igual al de 2010, a ciencia cierta nadie sabe qué plan está diagramando el Ministerio de Economía y que presentará nuestro país el próximo 29 de mes. En este sentido hay tres posibilidades. Desde un punto de vista estrictamente financiero, o sea en términos de valor presente neto, Argentina podría presentar una propuesta de pago peor, igual o mejor que la de 2010. En todos los casos se necesita una ley del Congreso de la Nación que permita y legalice la nueva operatoria de deuda, ya que el marco legal vigente impide reapertura del canje de deuda en default luego del canje 2010.  

Si no se sabe qué propuesta de pago presentará nuestro país en la justicia  americana el próximo 29 de marzo, menos aún se puede saber que fallará la Cámara de apelaciones de Nueva York, cuyo veredicto puedo adquirir un espectro muy amplió. En este sentido, no puede saber si la Cámara fallará a favor de Argentina o de NML. Tampoco se sabe si dicho fallo estará suscripto solamente a los bonos en poder de NML o si por el contrario se hará extensible a toda la deuda en default.

Más importante aún, tampoco se sabe si dicho veredicto será (o no) la “última palabra” de la Justicia americana en este caso. De hecho, la Corte Suprema de Justicia de EEUU toma una determinada cantidad de casos por año y nadie a ciencia cierta sabe si este caso de la deuda de Argentina será tomado (o no) por el máximo tribunal. Podría darse un fallo negativo para Argentina y que la apelación fuera aceptada o rechaza. Lo mismo del otro lado, podría haber un fallo negativo para NML y que la Suprema Corte diera lugar (rechazara)  a su apelación.

En este marco, estamos en condiciones de advertir que este proceso no se definirá en el cortísimo plazo y que por ende, sus consecuencias tampoco emergerán rápidamente. Sin embargo, vale la pena hacer una breve reseña de lo acontecido hasta ahora en la justicia americana sobre este tema.

Breve Reseña de lo acontecido en el litigio NML vs Argentina en la Justicia de EEUU.

NML inició un juicio contra Argentina en la justicia de EEUU y hay un reclamo por un monto total de 1.330 millones de dólares; 704 millones corresponden al capital de bonos en default.  Este reclamo está basado en la Clausula Pari Passu que tiene la deuda en bonos, que enuncia claramente que los bonos actualmente en default deben “rankear” al menos con la misma importancia que toda deuda presente y futura que Argentina instrumente en bonos.  En otras palabras, la clausula Pari Passu dice que Argentina no puede estar pagando otros bonos (los de los canjes 2005 y 2010) sin pagar los bonos “viejos”. Es más, la ley Cerrojo argentina violentaría la  clausula Pari Passu.

El juez Griesa de primera instancia falló a favor de NML. Argentina apeló y el caso fue a la Corte de Apelaciones de Nueva York, que devolvió el caso a Griesa pidiéndole que se explayara sobre tres tópicos: i) ¿Cuánto debe pagar Argentina?; ii) ¿De qué manera tiene que pagar? y iii) ¿Cómo hacer para no afectar a terceros (tenedores de otra deuda). En este marco, Griesa ordenó pagar el 100%; todo cash y en una cuenta fiduciaria debido a la poca voluntad de pago demostrada y enunciada por la presidenta, vicepresidente y ministro de economía de Argentina. Argentina apela y el caso vuelve a retornar a la Cámara de Segunda Instancia de Nueva York.

En este marco y considerando el fallo de primera instancia, la Cámara invita a hacer presentaciones y obliga a concurrir a audiencia a Argentina; NML; al Tesoro de EEUU, a la Reserva Federal de EEUU y al Banco de New York, que es el agente fiduciario. Según trascendidos que no pueden ser confirmados, la actuación argentina no habría sido positiva. Al mismo tiempo, la presentación del Tesoro Americano habría sido muy negativa para con la posición de nuestro país. Por el contrario, la Reserva Federal de EEUU habría sido menos “dura” que el Tesoro Americano. 
Con este estado de situación es que la Cámara de Segunda instancia intima a Argentina a presentar un plan de pagos antes de este 29 de marzo. Volviendo al principio, nadie sabe que presentará Argentina y menos aún que fallará la Cámara. Tampoco si ese fallo podrá ser apelado o no.

Sin embargo, los trascendidos dejarían traslucir que una propuesta similar a la del Canje 2010 tendría bajas probabilidades de ser positivamente recibida por la Cámara de Apelaciones de Nueva York. No obstante, hay que esperar hasta el 29 de marzo y ver que presenta Argentina. Con la propuesta argentina “en mano”, el panorama tal vez gana un poco más de certeza.


[1] Tampoco hay vencimientos de capital de la deuda reestructurada en 2005. En el canje 2005 se entregaron 3 bonos: PAR (amortiza desde 2029 y vence en 2038); Descuento (amortiza desde 2024 y vence 2033) y CuasiPAR (amortiza desde 2036 y vence 2045).
[2] Suponiendo que se lleva a cabo el Canje 2013 con el formato canje 2010.
[3] Si se tiene en cuenta sólo NML.
[4] Si se tiene en cuenta todo la deuda actualmente en default.
[5] Para que se entienda el concepto más claramente vale la pena hacer un paralelo con el universo de los agentes privados y la tarjeta de crédito. Tener tarjeta de crédito es positivo porque le permite a una persona financiarse y adelantar consumo (política contra cíclica) en momentos en los cuales no tiene liquidez para consumir. Tener tarjeta no implica que su tenedor terminará irremediablemente endeudado en forma exponencial y sin poder  pagar; quedándose sin crédito y embargado. Claramente, su nivel de vida será peor llegado a este punto que teniendo acceso al crédito y con tarjeta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario