Páginas vistas en total

viernes, 15 de enero de 2016

CLAVE: EL BCRA YA REDUJO UN 66% EL SOBRANTE DE PESOS

La política monetaria cambiaria es de shock porque había que atacar el sobrante de pesos que dejaron los Ks luego de emitir 4 años de más con cepo cambiarioSin atacar el sobrante de pesos Argentina se dirigía a un escenario de inflación subyacente del 47% en 2016.

Los orígenes del sobrante de pesos son dos: primero, la desbocada emisión monetaria de la era K y segundo, el cepo cambiario de la era K. La emisión monetaria genera sobrante de pesos porque tarda entre 10 y 18 meses en trasladarse completamente a precios. El dinero entra “todo junto” a la economía y los precios sólo van aumentando “de a poco” en la medida en que los pesos pasan de mano. El cepo cambiario, al evitar que los pesos drenen contra las reservas (dólares) del BCRA, mantiene la demanda de dinero artificialmente alta, generando un sobrante de pesos con la liberación cambiaria. Este sobrante de pesos tenderá a desaparecer sí o sí, aunque hay dos “caminos” diferentes.

Primer camino: (más costoso en términos sociales y económicos): es la licuación del sobrante de pesos vía aceleración inflacionaria y devaluación. Justamente, este camino es el que comenzaba a recorrerse con la aceleración inflacionaria en la segunda mitad de noviembre y diciembre. En este sentido, hay que recordar que, como ya explicamos en Semanarios Económicos anteriores, sin cambios en la política monetaria Argentina se dirigía a un escenario con una inflación subyacente del 47% y una inflación inercial del 35% para 2016.

Segundo camino: es absorber sobrante de pesos mediante colocación de LEBACs, que reducen base monetaria (y M1), y mediante suba de tasas, que incentiva a traspasar depósitos de cuenta corriente (M1) a plazo fijo (M3).  A esto hay que sumarle cualquier colocación de bonos que absorba pesos del mercado.  Sin lugar a duda, la nueva administración intenta seguir este camino y pone toda la artillería monetaria a su disposición para reducir el sobrante de pesos. Justamente, la reducción nominal del sobrante de pesos es la única alternativa para normalizar el mercado cambiario, aplacar la inflación y tener chances de que se recupere la inversión y volver a crecer.

En línea con lo que venimos explicando en los semanarios anteriores, la actual estrategia de política económica es shock en lo monetario, pero gradualismo en el terreno fiscal. Por un lado va la política monetaria, mientras que por otro va la política fiscal.
La política monetaria cambiaria es de shock porque no cabía otra alternativa con la herencia K recibida, que dejó un sobrante de pesos en torno a 4% del PBI ($200.000 MM). Atacar este sobrante de pesos es fundamental, ya que si no se lo hace es inevitable la aceleración inflacionaria. Sin atacar el sobrante de pesos Argentina se dirigía a un escenario de inflación subyacente del 47% en 2016.


De acuerdo con las estimaciones que hicimos con Javier Milei y aún considerando que se hizo toda la emisión monetaria por la herencia de los futuros de Vanoli, que fue "limpiada" con colocación de LEBACs, el sobrante de pesos terminó en $200.000 MM al 31 de diciembre de 2015.  


En suma, el BCRA de Sturzenegger comienza el ejercicio 2016 con un sobrante de Pesos de $200.000 MM de M1. Pero, el sinceramiento cambiario y el bono a importadores redujo el sobrante de M1 (demanda potencial de dólares). Se abre el cepo y el tipo de cambio salta de un valor de $9.8 a $13,8. El sinceramiento cambiario de $9.8 a $13,8 reduce el sobrante de pesos (demanda potencial de dólares) a usd 14.493 MM. A esto hay que restarle, usd 5.000 MM menos por la oferta de un bono en dólares a los importadores. El mismo se suscribe en pesos al tipo de cambio vigente y permite solucionar el excedente de pesos en cuenta corriente que las empresas tenían apartado para pagar sus saldos deudores por importaciones. Esto permitió reducir el sobrante a usd 9.493 millones; o su equivalente en pesos de 131.000 millones.

A esta cifra de $131.000 millones hay que deducirle la licuación vía inflación, que según nuestra estimación reduciría el sobrante de pesos en -$7.800 MM adicionales para enero de 2016. A su vez, esta reducción hay que sumarle la absorción vía colocación de LEBACs. Se absorbieron en forma neta $43.474 millones de base monetaria, lo que equivale a reducir el sobrante de pesos en $55.647 millones en términos de M1.

En definitiva, desde que comenzó la nueva gestión el sobrante de pesos se redujo desde $200.000 MM a $67.553 MM en términos de M1 reduciéndose -$132.447 MM (-66.2%). Por consiguiente, faltaría una reducción neta marginal equivalente al 33.8% del stock original del sobrante de pesos de M1 original.



En otras palabras, la actual conducción procura maximizar la reducción del sobrante de pesos de M1 por la vía nominal, es decir aplicando toda la artillería monetaria (LEBACs + bonos + tasa) para minimizar su reducción vía inflación. Las LEBACS y los bonos actúan reduciendo la base monetaria. La tasa incentiva el traspaso de dinero desde M1 (cuenta corriente) a M3 (plazo fijo).  Este camino, busca minimizar el traspaso de la devaluación a precios y desacelerar la inflación. En este sentido y sin lugar a duda, cualquier reducción de la inflación a niveles cercanos a 30% (o inferiores) anual será mérito de la nueva conducción.

En este marco, es importante intentar anticipar que pasará durante los próximos meses. La futura evolución del sobrante de pesos es la clave para entender que puede suceder con el tipo de cambio y la inflación durante los próximos. A menor sobrante de pesos, menor inflación. De acuerdo con nuestras estimaciones, creemos probable que el problema del stock del sobrante habría desaparecido (absorbido completamente) hacia fines de febrero.   

En febrero cuando desaparezca el efecto estacional de la demanda alta de pesos, muy probablemente pueda aumentar la demanda de divisas previo al  ingreso de la cosecha gruesa. En este marco, probablemente el dólar pueda subir marginalmente, lo cual también contribuirá a reducir el sobrante de pesos que aún quede. Pero el punto interesante es que si los agentes económicos ya tomaron decisiones en algún momento pasado decisiones con el dólar blue y el contado con liquidación en torno (o “arriba”) de los 15 pesos, el gobierno tendrá a su favor un colchón para enfrentar ese período; más aún si no hay sobrante de pesos.

Sin stock sobrante de pesos, para atacar y bajar la inflación el BCRA deberá centrar su mira sobre el flujo de emisión monetaria. La emisión monetaria tenderá a aumentar cuanto mayor sea la asistencia financiera al Tesoro y/o mayores las liquidaciones de exportaciones en el MULC. Claro, que cualquiera de estas dos fuentes de emisión puede ser contrarrestada (esterilizada) con mayor colocación de LEBACs (¿tasa?).  Es clave que no haya sobrante y luego no se emita de más para que la inflación promedio caiga a un piso máximo de 29%/30% con una inflación anualizada en torno al 20% en los últimos 4 meses del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario