Páginas vistas en total

viernes, 4 de octubre de 2013

¿Por qué el Gobierno pisaría los Gastos en Turismo, Viajes y Pasajes? ¿Qué medidas tomarían?

El Aumento de Turismo, viajes y pasajes de argentinos al exterior (USD3.534 MM) explica el 67.5% del incremento del resultado negativo (USD5.236 MM) de la cuenta servicios.

La pérdida de reservas es el dato económico “del momento”. Según el último dato oficial correspondiente al 20 de septiembre de 2013, las reservas del BCRA ascienden justo a 35.000 millones de dólares, lo cual implica una caída de USD8.290 MM (-19.1%) con respecto a inicios de año (USD43.290 MM). En los primeros 20 días de septiembre se perdieron –USD1.678 millones de reservas. Sin embargo, cuando se conozca el cierre oficial de fin de mes, el stock (caída) de reservas será menor (mayor), transformando al noveno mes de este año en el peor mes en materia de caída reservas desde enero 2006, cuando se canceló con reservas la deuda con el FMI. Es más, en septiembre de 2013 el BCRA habría perdido inclusive más reservas que en octubre’11, justo antes del establecimiento del cepo cambiario. 

Hay dos alternativas para actuar sobre las reservas. Se puede reducir (contrarrestar) la pérdida de reservas estimulando la entrada o, por el contrario, se puede “pisar” la salida de dólares. A grandes rasgos, lo óptimo sería estimular la entrada de dólares. Una mayor entrada de dólares sería la única solución sustentable para nuestros problemas cambiarios. 

¿Por medio de qué canales podrían entrar más dólares? Más inversión extranjera directa (IED),  colocación de deuda en los mercados internacionales y/o préstamos de organismos internacionales. Todas estas alternativas podrían financiar inversión productiva, tecnología, energía, mejores servicios públicos, etc. Sin embargo, todas opciones que están fuera del actual menú de opciones mientras continúe la política oficial de desendeudamiento, el default con el Club de París, el litigio con NML y los problemas estructurales sin resolver. El próximo gobierno será quien deberá hacer los deberes para poder disponer de esta alternativa.  

En el corto plazo y considerando que la cuenta de capital ya está totalmente intervenida y no se puede lograr que entren más dólares a través de ella,  al actual gobierno sólo le queda actuar sobre la cuenta corriente. Por primera vez en doce años vuelve haber déficit de cuenta corriente, lo cual es la principal explicación de la mayor pérdida de reservas. La cuenta corriente es negativa porque la entrada neta de dólares de la balanza comercial ya no alcanza para compensar el saldo negativo de la cuenta servicio, intereses y utilidades. La cuenta utilidades es negativa y ya está intervenida por el cepo, que impide el libre pago de dividendos, utilidades y royalties. La cuenta intereses se encuentra alimentada principalmente por la deuda pública, por lo que su saldo negativo es estructural. 

En este marco, en el corto plazo el gobierno sólo tiene tres opciones para mejorar la cuenta corriente y contener la pérdida de reservas. Considerando que el valor de las exportaciones es una variable exógena fuera del alcance de la actual administración, pisar más fuertemente las importaciones es el primer instrumento que el gobierno dispone para aumentar el saldo positivo de la balanza comercial y revertir el resultado negativo de la cuenta corriente. La segunda opción es pisar la salida de dólares por la cuenta servicios y la tercera, intentar potenciar la entrada de dólares por la cuenta servicios.

Las tres alternativas tienen diferente fuerza de impacto y timming. Por el lado de las importaciones, profundizar las trabas impactaría negativamente sobre el nivel de actividad, ya que implicaría menos bienes de capital y sobretodo menos insumos y bienes intermedios para la industria nacional. De hecho, en 2012 con trabas más férreas, el nivel de actividad económica de la industria y global se resintieron. Por el contrario en 2013, con algo de relajación en las trabas, la industria recuperó algo de dinamismo y el nivel de actividad económica global mejoró. 

En este sentido, hilando grueso y comparando el superávit comercial de 2013 (USD10.600 MM) con el de 2012 (USD12.700 MM), la tenue relajación de las trabas a las importaciones tendría un costo moderado en términos de superávit comercial (aproximadamente 2.000  millones de dólares) y beneficios en términos de nivel de actividad industrial y global. En este marco, más trabas a las importaciones presentarían una relación costos / beneficios  negativa, lo cual haría que el Gobierno no escogiera esta opción como principal instrumento para contener la pérdida de reservas; aunque sí las seguiría utilizando.

Es decir, creemos que  en el corto plazo y luego de las elecciones,  podría haber un incremento selectivo de las trabas a las importaciones, que se orientaría principalmente hacia la importación de automóviles extra Mercosur y otros bienes suntuarios de consumo final. En pocas palabras, en el cortísimo plazo habría un incremento selectivo de las trabas que no sería el principal instrumento al cual acudiría el gobierno para intentar revertir el actual ritmo de pérdidas de reservas.   

El gobierno tiene más dólares para “ganar” en la cuenta servicios que en la cuenta comercial, por ende pensamos que las potenciales nuevas medidas para detener la pérdida de reservas se centrarán en la cuenta servicios de la cuenta corriente de la balanza de pagos.  

La proyección 2013 de déficit (USD9.046) de la cuenta servicios supera en 9.1% a la pérdida de reservas (USD8.290 MM) en lo que va de 2013. Claramente, si se procura mitigar la pérdida de reservas, hay que actuar sobre la cuenta servicios del balance cambiario. Puntualmente, en 2013 el déficit de la cuenta servicios crecería 5.236 millones de dólares, lo cual estaría explicado en un 75% (USD3.903 MM) por un aumento de los pagos (salidas) y tan sólo en un 25% (USD1.333 MM) por una merma en los cobros (entrada).


Sin embargo, el aumento del déficit de la cuenta servicios se explica más por un aumento de la salida que por una caída de la entrada de dólares. En este marco, si bien se podría intentar mejorar el resultado negativo de la cuenta servicios tanto por el lado de los cobros como por el lado de los pagos, lo más probable sería que se tomaran medidas más orientadas a reducir la cantidad de dólares que salen, que disposiciones orientadas a logar que ingresen más divisas.  

De acuerdo a la anualización de los datos del primer semestre de este año, la salida de dólares por la cuenta servicios aumentaría USD3.903 MM, pasando de USD13.869 MM (2012) a USD17.772 (2013). EL 90% del incremento (USD3.903 MM) se da por Turismo, viajes y pasajes (USD3.524MM) . La salida de dólares por viajes, turismo y pasajes se triplicó en los últimos tres años, pasando de USD3.381 MM (2010) a USD10.845 MM (2013). Paralelamente, en el mismo período el peso relativo de los dólares que salen por turismo, viajes y pasajes en relación al total de dólares que sale por la cuenta servicios se duplicó, pasando de 33% (2010) a 61% (2013).



A su vez, la mayor cantidad de Turismo, viajes y pasajes de argentinos al exterior (USD3.534 MM) explica el 67.5% del incremento del resultado negativo (USD5.236 MM) de la cuenta servicios, que pasaría de un déficit de -USD3.810 MM (2012) a -USD9.046 MM (2013) (ver gráficos). En este escenario, creemos muy probable que el gobierno intente acotar la salida de dólares por turismo, viajes y pasajes para disminuir el ritmo al cual el BCRA está perdiendo reservas. 

Las Potenciales medidas para detener la pérdida de Reservas del BCRA?

El gobierno puede actuar intentando acotar la salida de dólares por Turismo, viaje y pasajes por “precio” o por “cantidades”. Vía precio sería encareciendo los gastos de los argentinos en el exterior, lo cual podría ser instrumentado subiendo la alícuota del recargo  en compras con tarjeta en el exterior o depreciando el tipo de cambio.      

El recargo fue instrumentado con una alícuota inicial del 15% (31/8/2012) que luego fue incrementada al 20% (18/3/2013). Dicho instrumento fiscal no fue exitoso para detener los pagos en el exterior por Turismo, viajes y pasajes. El ritmo de depreciación del tipo de cambio se ha acelerado durante los últimos meses y tampoco sirvió para detener la salida de dólares por Turismo, viajes y pasajes. 

En este escenario, creemos que en el corto plazo existe la probabilidad que  se tomen medidas diferentes a las que se han venido tomando para intentar contener la salida de dólares por Turismo, viajes y pasajes para procurar contrarrestar la pérdida de reservas.  

Dentro de las medidas por “precio”, creemos posible que el gobierno desdoble oficialmente el tipo de cambio, estableciendo un nuevo dólar oficial para Turismo, viajes y pasajes. La primera “ventaja” que tendría esta medida por sobre un aumento de la alícuota del 20% en el recargo, sería que esta medida no sólo apuntaría no sólo a disminuir la salida de dólares (principal problema) sino a intentar apuntalar la entrada de divisas (menor problema), que se redujo en los últimos tiempos.  Un tipo de cambio turístico más elevado encarece los gastos de los argentinos en el exterior y abarata nuestros bienes y servicios para los extranjeros. La segunda y más importante “ventaja” sería que esta medida incrementaría el resultado cuasi fiscal del BCRA, lo cual permitiría transferir más recursos al Tesoro para financiar gasto corriente y hacer política fiscal expansiva tendiente a incentivar la demanda agregada y el nivel de actividad, lo cual es siempre visto  con ojos positivos por el gobierno.  

Pensando en las medidas por “cantidades”, no hay que descartar por completo la posibilidad que se adopte un cupo de compras en las tarjetas como una medida novedosa tendiente a “pisar” la salida de dólares por compras de turismo, viajes y pasajes en el exterior. ¿Cómo funcionaría? El BCRA regularía un límite máximo anual o mensual de gasto por tarjeta en el exterior.   

En este marco y según nuestro análisis, estas potenciales medidas sólo serían efectivas para reducir la salida de dólares en el muy corto plazo. Más en el mediano plazo, la velocidad al cual se pierden reservas volvería incrementarse.  La pérdida de reservas es consecuencia de las políticas fiscal y monetaria excesivamente expansivas que aceleran la inflación, aprecian el tipo de cambio y encarecen los bienes y servicios domésticos en relación a los precios en el exterior.  

Teniendo en cuenta el estado actual de nuestra macroeconomía, los problemas y la brecha cambiaria, así como las expectativas del público, de no mediar cambios en la política fiscal,  monetaria y de desendeudamiento, el desdoblamiento cambiario se traduciría en más inflación, más brecha y mayor dólar paralelo. Los bienes y servicios nacionales volverían a encarecerse en relación a los extranjeros y la salida de dólares por Turismo, viajes y pasajes volvería a ganar fuerza en el mediano plazo. 

Paralelamente si se tomara una decisión por cantidad y se estableciera cupos en las tarjetas, sólo se lograría “pisar” la salida de dólares por Turismo, viajes y pasajes en el corto plazo. El BCRA controlaría el cupo por tarjeta, pero los agentes económicos intentarían neutralizar dicha medida “sacando” más tarjetas. En el mediano plazo la cantidad de tarjetas per cápita aumentaría y los cupos terminarían siendo ineficientes para pisar las compras de argentinos en el exterior, con lo cual la salida de dólares por Turismo, viajes y pasajes volvería a ganar dinamismo. 

En definitiva, para detener la pérdida de reservas y volver a acumular dólares en el BCRA hay que cambiar las políticas macroeconómicas de fondo. Con más de lo mismo sólo se va a lograr, en el mejor de los casos, un resultado positivo en el muy corto plazo. En el mediano plazo, la caída de reservas se volverá a acelerar.  

La teoría económica es clara en este sentido. Una política inconsistente no sólo no alcanza sus objetivos, sino que cada vez está más lejos de lograrlos. A su vez, la inconsistencia de las políticas se relaciona con la falta de credibilidad en las mismas. Si la gente no cree que una política pueda alcanzar sus objetivos, dicha política terminará no alcanzando sus objetivos. Hace rato que este es uno de los problemas que tenemos en Argentina. 





1 comentario:

  1. Excelente nota Diego, como siempre muy claras tus apreciaciones. Saludos.-

    ResponderEliminar