Páginas vistas en total

viernes, 24 de enero de 2014

El Dólar Oficial a $9.6 ($8 + 20%) agrava los problemas

Hoy el Gobierno anunció que a partir del lunes próximo loas agentes particulares podremos ahorrar nuevamente en dólares. ¿Se levanta el Cepo? Lo primero hay que decir es que con esta medida el cepo cambiario no se levanta. Mientras que el Estado siga “decidiendo” qué cantidad de dólares puede o no puede comprar un particular y mientras haya que pagar un impuesto para adquirir divisas; seguirá habiendo cepo.

Segundo, el Jefe de Gabinete y el Ministro de Economía remarcaron que la medida que entra en vigencia el lunes próximo se justifica a partir del hecho que “su actual cotización es una cotización de equilibrio”. Si se tiene en cuenta una presente cotización nominal de $8 por dólar y el impuesto del 20%, el tipo de cambio nominal al cual el Estado le venderá (cierta cantidad) de dólares al (parte) público será de 9.6 pesos por cada billete norteamericano.

El tipo de cambio nominal no importa en sí, lo que importa es el tipo de cambio real (ajustado por inflación) implícito detrás de la paridad cambiaria de $9.6 por dólar. Hay que ver si dicho tipo de cambio es de equilibrio (como dice el gobierno) o no. Claramente, sus consecuencias serán muy diferentes en un escenario y en otro.  

Hasta hace una semana atrás, el tipo de cambio real (TCR) de la Argentina contra el  dólar estadounidense se encontraba un 7% por encima de los niveles de fines 2001. Sin embargo, lo relevante no era la foto actual del TCR, sino su dinámica. El tipo de cambio nominal se venía apreciando sostenidamente desde 2002. Es más, a fines de 2008 el tipo de cambio nominal de Argentina se depreció fuertemente, pero su efecto de depreciación sobre el TCR “no duró nada” y se continuó apreciándose fuertemente en 2009 / 2013. ¿Por qué? Porque hay un nuevo entorno macroeconómico caracterizado por mayores términos de intercambio, menores tasas de interés internacionales, un dólar más débil, menor stock de deuda/PIB y un mayor grado de integración financiera mundial que hacen que el tipo de cambio real de equilibrio sea más bajo. Con el actual entorno macroeconómico el tipo de cambio real de equilibrio de largo plazo de Argentina es más bajo que en los 90s. En pocas palabras, el tipo  de cambio real de Argentina tiene una natural tendencia apreciadora que no se puede modificar.

Sin embargo, en el corto plazo el tipo de cambio real puede “salirse” de su trayectoria de largo plazo. ¿Qué puede provocar este desacople entre el tipo de cambio de corto y largo plazo? En el corto plazo la falta de confianza de los agentes económicos en la política y el equipo económico puede dar lugar a un tipo de cambio nominal "inflado". Justamente, un nuevo tipo de cambio oficial de $9.6 es eso; un tipo de cambio "inflado". ¿Porqué?Porque nos retrotrae a 2006, a "otra" economía que no tiene nada que ver con la actual. 

Un tipo de cambio nominal de $9.60 sólo puede darse por la falta de confianza en las políticas y en el equipo económico. La demostración de esto es inmediata. En un escenario con confianza, los agentes económicos saldrían corriendo a vender dólares a una paridad oficial nominal de $9.6 pesos por dólar.  Por el contrario, ya que no hay nada de confianza, a un tipo de cambio nominal oficial de $9.6 habrá demanda de dólares. El BCRA será el único oferente y las reservas seguirán cayendo; y los tipos de cambio subiendo.
En este marco, una devaluación “instantánea” del tipo de cambio nominal que lleve el dólar a 9.6 pesos no soluciona sino que agrava los problemas. De hecho, en 2013 se devaluó más de un 30% punta a punta y los problemas económicos se agravaron.

La dinámica del tipo de cambio muestra que una devaluación se trasladaría a precios en un breve período de tiempo, agravando los problemas inflacionarios y todas sus consecuencias nocivas como las expectativas de inflación y su impacto en el mercado paralelo cambiario.

Mayor inflación se traduce instantáneamente en mayores expectativas de inflación. Si a esto se le suma una fuerte expansión monetaria, más devaluación y fuerte pérdida de reservas (ahora el BCRA algunas venderá a ahorristas) que hace crecer el tipo de cambio de cobertura, las previsiones futuras de inflación y depreciación de mayor se redoblarán y crecerán fuertemente. En este nuevo contexto de tipo de cambio oficial a 9.6 pesos por dólar el tipo de cambio paralelo y la brecha cambiaria tienen una clara tendencia alcista en el mediano y largo plazo.

El gobierno sigue sin entender que la elevada inflación, los problemas cambiarios y la pérdida de reservas son sólo los síntomas y no el problema en sí mismo. Tanto el aumento de precios, el dólar paralelo y su brecha como la pérdida de reservas son sólo el resultado de los desequilibrios generados por el diseño y la implementación de las políticas oficiales.

Acá el origen de todos los problemas es la política fiscal excesivamente expansiva, que tiene un financiamiento inconsistente en términos inter temporales. Aumentar el déficit fiscal todos los años y financiarlo con cantidades crecientes de emisión monetaria son el nudo del problema. Este problema los economistas lo llamamos dominancia fiscal.

Un plan que estabilice la economía argentina primero y ante todo debe atacar la dominancia fiscal. Si no se ataca la dominancia fiscal, no hay chances que el tipo de cambio oficial no siga subiendo, la inflación no siga acelerándose y el dólar paralelo y la brecha cambiaria continúen aumentando; tampoco que el empleo y nivel de actividad económica deje de debilitarse.

Pero no alcanza con “sólo” atacar la dominancia fiscal. Se necesita un plan que tenga en cuenta la interdependencia entre la política fiscal, monetaria y cambiaria y tome medidas consistentes entre sí en las tres esferas. Nada de esto sucede. El resultado es cantado: todo se seguirá moviendo para arriba, salvo el empleo y nivel de actividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario