Páginas vistas en total

jueves, 28 de enero de 2016

NO ES EL MEJOR MOMENTO PARA EMITIR DEUDA

Argentina tiene que emitir deuda como mínimo por usd50.000 MM en 2016 /2017. ¿Cómo es la actual situación de mercado? ¿El mercado tiene apetito por deuda de países emergentes?, ¿Cómo ve el mercado nuestra reinserción?, ¿A qué tasas podría colocar deuda Argentina?

En los últimos 3 años, medido por el “EMBI+” del JP Morgan Chase, el riesgo de Argentina cayó de 1308 a 515 bps, mientras que el riesgo emergente subió de 235 a 453 cayó  de 10.5% a 0.6%, lo cual sucedió  tanto porque el riesgo de Argentina cayó como porque el emergente subió. Ahora bien, el riesgo emergente es la variable relevante a observar y anticipar a futuro, porque sería un piso para el riesgo argentino. El riesgo argentino podría caer sólo marginalmente por debajo del riesgo promedio emergente.

El riesgo emergente sube porque el valor del dólar estadounidense aumenta y en consecuencia los commodities caen. Este fortalecimiento del dólar provoca una pérdida de dinamismo del sector exportador en los emergentes que crecen menos. Sus sectores externos empiezan a enfrentar problemas que, en algunos casos, se transforman en fuga de capitales. En ese contexto, la capacidad de repago se debilita; y en consecuencia el riesgo y rendimiento de su deuda aumentan. Actualmente, los bonos emergentes en promedio mantienen un spread de 453 bps. Si se loe adiciona una tasa libre de riesgo de 2%/2.5%, los bonos emergentes pagan una tasa de 6.5%/7.0% anual. Es decir, la actualidad no es el mejor momento para salir a emitir deuda en los mercados financieros internacionales. En el caso de Argentina, dicha tasa treparía hasta 7.2%/7.8%.


En este marco, si se anticipa un dólar más fuerte, hay que esperar un mayor riesgo emergente. De acuerdo a los propios gobernadores de la Reserva Federal, lo más probable es que la tasa de referencia suba: fines de 2016 (de 0.75% a 1.5%) y fines de 2017 (entre 1.75% y 2.0%). En consecuencia no habría que descartar la probabilidad (no certeza) que el riesgo emergente subiera (marginalmente) empujando al riesgo argentino. Pero además, la suba de la tasa de referencia de la Reserva Federal podría empujar el rendimiento de los bonos del Tesoro americano subiendo la tasa libre de riesgo.  

En definitiva, más en el mediano plazo no se puede descartar que el costo de financiamiento tanto para los emergentes (en promedio) como para Argentina aumente marginalmente hacia fin de 2016 y 2017.Pensando en el corto plazo, hay que considerar que el mercado ya descuenta un pronto cierre del conflicto con los holdouts (diferencia con emergentes es de solo 62 p.b.), si este conflicto se demora en solucionarse, el costo de financiamiento para Argentina podría nuevamente crecer y despegarse del riesgo emergente


No hay comentarios:

Publicar un comentario